Soy ofensivo y considero esto muy profesor

México.- El primer día de clases en cualquier escuela es un caos. Nadie sabe hacia dónde ir y todos piensan que ese es el día en el que se sella su destino como “héroes” o “villanos” entre sus nuevos compañeros. Sobre todo, los alumnos vienen con unas extrañas ganas de aprender que se van perdiendo conforme pasan las primeras horas y su expectativa de lo que es una buena clase empieza a irse por la coladera.

En este primer día siempre aparecen algunos tipos clásicos de maestros que todos ya conocemos y creemos que sabemos cómo manejar. Aquí los más comunes.

1. El “yo mando aquí”: Llega todo mamón y luego luego pide que saquen pluma y cuaderno, empieza a dictar y hace como si no es el primer día de clases. Pero poco a poco se vuelve el más barco.

2. El blandito: El que viene asustado del semestre anterior y desde el principio “pone las reglas claras”. De inmediato te das cuenta que “ahí está el pan”.

3. Amateur: El que llega tarde el primer día porque no se ubica bien todavía; intenta armar “cotorreo” con los alumnos, platicar y conocerse. Al final habla un poco sobre lo que tratará su clase y termina con un “bueno, pues ya no hicimos nada hoy, pero es el primer día”.

4. Experimentado rabo verde: Entra al salón con mirada biónica, apunta al grupito de niñas más atractivas y se acerca para hacer su “chiste” inaugural con el que deja claro que “la calificación puede ayudarse de algunas maneras”.

5. El experimentado sin sentimientos: Entra 5 minutos antes, cierra la puerta justo a tiempo y, conforme los alumnos entran tarde, los va poniendo en evidencia. Deja clara su postura de “soy un ojete” y a los 15 minutos ya tiene a todos callados y escribiendo.

6. El “a toda madre”: Su primer frase importante es “aquí todos tienen 10 y de ahí va bajando” y “si hacen las cosas bien y cumplen con todo, no tendrán problemas”. Y, sobre todo, “si a alguien no le interesa la materia, se puede salir de una vez y tiene 6”.

7. El “sarcástico”: Se sienta en la mesa del profesor y espera minutos a ver si todos se callan solos. Después de darse cuenta que eso nunca va a pasar, dice “cuando ustedes digan ehh” como preparativo para su segunda frase, que es algo como “el que tiene que aprender no soy yo, ¿verdad?”

8. El “famoso”: Lleva siglos en la escuela y todos hablan de él por algún motivo, generalmente porque “es un perro”. Así que, cuando llega, aprovecha su fama y anuncia con orgullo “seguro ya han escuchado de mí; lamento decirles que todo es verdad”.

9. El que “está cabrón”: Hace varias cosas además de ser profesor y es reconocido en varios ámbitos de la academia y de los negocios. Todos quieren tomar clase con él y llega al salón con tanta gracia que todos se acercan “para ver si se hacen amigos de él”.

¿Cuál falta?

Compartir 9 típicos maestros que aparecen el primer día de clases: ¿cuál te ha tocado?