5. En automático quedas dado de alta en Hacienda

Panadería “La Lupita”.- Llega el momento, en la vida de todo ser humano, en que estás en la fila de las tortillas o del pan y de pronto un joven irreverente y abusivo se acerca a ti y te dice: “disculpe, señor…” o “disculpe, señito…”, u “oiga, ñor…”, o “perdone, señora…”, o simplemente “seño…”. En ese instante, te das cuenta de que algo irremediablemente ha cambiado en tu ser y que ya bailó Bertha.

Pero, descuida, eso es lo de menos. Lo peor de todo es que comienzas a sufrir súbitas metamorfosis que marcarán tu carácter y tus acciones para siempre. Es el inicio de una etapa más dolorosa que la adolescencia: te ha llegado la etapa de la chavorruquescencia.

El equipo de Chavorrucos de El Deforma te preparará para ese momento de tu vida, así no te agarrará tan sorpresivamente esa situación en que das “el viejazo”. Aquí te presentamos las once metamorfosis que te ocurrirán cuando alguien, por primera vez, te diga “señor” o “señora”. Veamos:   

1. Comienzas a decir malos chistes

2. Empiezas a hablar con refranes

3. Dejas de entender la tecnología y algunas aplicaciones de “chavos”

4. Te sale panza de chelero

5. Quedas, en automático, dado de alta en Hacienda

6. Son las 12 de la medianoche y para ti ya son las cuatro de la mañana

7. Comienzas a decir palabras extrañas como: “El soponcio”, “El Jesús en la boca”, “Mortificaciones”, “Ya me dio frijolito” y “En mis tiempos”

8. Tardas una hora en contar una anécdota y siempre la inicias diciendo: “Todo sucedió cuando el presidente Carlos Salinas…”

9. Te entra una urgente necesidad de buscar las ofertas del súper y te emociona adquirir un nuevo electrodoméstico

10. Si eres mujer, comienzas a colocarte las llaves y el monedero en el brasier; si eres hombre, usas monedero de piel de víbora para cinturón

11. Descubres que sabes bailar danzón y ya bailas la de “Payaso de rodeo” sin equivocarte

Compartir 11 transformaciones que experimentas cuando alguien te dice por primera vez “señor” o “señora”