Con dos tragos se le pasó el coraje

Internetitlán.- Una joven fue captada en un establecimiento de alitas y cervezas. Eso no fue lo impactante, sino que llegó con su vestido de novia. Los demás clientes del lugar dieron por hecho que la mujer acababa de haber sido plantada en el altar, así que decidió curarse de la mala experiencia llegando a un bar. Chequen el video:

Aún no se sabe de quién se trata, pero su determinación la ha colocado como una heroína anónima que estuvo a punto de ser esposa, pero el destino la convirtió en una valiente y aguerrida persona que sabe recuperarse de los tropiezos con un buen baile y un caguamón.

Otros testigos aseguran que la mujer en realidad no fue plantada en el altar, sino que en el último momento se arrepintió de esa decisión, así que, mientras todos los padrinos, madrinas e invitados estaban distraídos viendo los arreglos florales, ella escapó por la puerta trasera y corrió hasta llegar a un lugar donde pudiera aliviar su sed de la mala.

Se dice que la mujer tuvo, en verdad, una noche inolvidable, rodeada de desconocidos y bailando con mucha gente. Aún no se sabe si el ex prometido se enteró de lo que aconteció después, pero, en cuanto lo sepa, quizás se arrepienta de su decisión o se una a la fiesta.

Compartir ¿Me plantaron en la boda? No hay pedo: me voy de fiesta