¡INCREÍBLE PERO CIERTO!

Bolivia.- Esto sí que es llevar la puntualidad al extremo.

Una señora de 69 años llamada Carmen Pilar fue trasladada desde el Hospital del Tórax en La Paz, Bolivia hasta una funeraria. El problema es que seguía viva. El problema más grande es que todos sabían que seguía viva.

Cuando los médicos la desahuciaron por la complicación de varias enfermedades, los familiares aplicaron la de “de una vez, para no dar dos vueltas” y decidieron llevarla a la funeraria a que esperara la muerte.

En una escena que parecería surgida de las mentes combinadas de Alfred Hitchcock y Jerry Seinfeld, la mujer pasó la noche cubierta con una sábana en la mesa donde inyectan a los cuerpos con formol.

Cuando una amiga fue a darle el último adiós, se horrorizó al ver que seguía con vida y decidió llamar a la policía.

Los familiares fueron acusados de “homicidio piadoso” por no llevarla a esperar la muerte a otro lugar menos tétrico. También el administrador de la funeraria fue detenido por permitirles tal locura.

La policía hizo un operativo en el que rescató el cuerpo de Carmen Pilar y la llevó a un hospital.

“Según la versión de los hijos, ella tenía que morir y estaban esperando que muriera en la funeraria. No existía certificado médico-forense; el único que puede certificar una muerte es el médico-forense, con el conocimiento de la policía “, explicó el jefe de la División de Homicidios de la policía de La Paz, Bolivia, René Tambo.

Y así terminó esta penosa situación que nos dejó con un lamento. Un lamento boliviano.

Roy Bobadilla Ver otros 6244 artículos

Presidente del club de fans de MC Dinero


Compartir Cuando tienes prisa y llegas a la funeraria antes de morir