Está cansado de que los millennials lo evoquen diciendo: “Diosito, llévame plis”

Oficinas Centrales del Paraíso.- En redes sociales, Dios comunicó que dejará de ayudar a las personas que madruguen, pues este convenio entre mortales y Él no ha llegado a buenos términos últimamente. Según afirma, los mortales se han convertido en unos oportunistas y aprovechados de Su buena voluntad.

Muchas personas han vivido cómodamente porque saben que el único esfuerzo que deben hacer de vez en cuando es madrugar para recibir la ayuda de Dios. Muchos hacen del acto de madrugar un modus vivendi; no se dedican a buscar empleo, ni a concluir sus estudios, ni siquiera hacen ejercicio, sólo madrugan y reciben la ayuda divina.

Al percatarse Dios de que muchas de sus creaturas se estaban “pasando de listos”, explotó en ira (sabemos que es cruel e iracundo) y resolvió no prestar más ayuda a los mortales que madruguen.

Se dice que últimamente Dios ha preferido ayudar a los desvalidos, siempre y cuando haya gente que comente “amén” y comparta algunas fotos en Facebook. Esta práctica es más cómoda para Él, pues pone a prueba el trabajo colectivo de la gente.

Por otro lado, se rumora que Dios está fastidiado de que los millennials siempre lo interpelen por asuntos insignificantes, por ejemplo: “me dejó en visto, Diosito ya llévame plis”. Esta práctica ha molestado mucho a Dios, pues debe atender diariamente a millones de millennials que piden ser llevados por Él.

Se dice, además, que existen otras prácticas igualmente agotadoras para Dios, como: apretar, pero no ahorcar; darle al César lo que es de César; saber las cosas que “sabrá Dios”; hacer lo que le plazca cuando alguien dice: “que sea lo que Dios quiera”; tener un hijo rebelde que es confundido con Marco Antonio Solís; y ser evocado al momento del placer sexual: “¡Dios, Dios, Dios…!

Compartir Dios anuncia que dejará de ayudar a los que madruguen