Menos cabello = menos champú = menos gasto

México.- Todos tememos la irremediable llegada al tercer piso. Todos vamos, poco a poco, a ese terrible sitio donde se dice que uno ya no aguanta la fiesta como antes.

Los Teóricos de la Conspiración nos han pintado la chavorruquez como una etapa dolorosa donde sólo ocurren desgracias en nuestra vida. Pero esto es falso. Nuestro Equipo de Viejóvenes Emprendedores te preparó una lista sobre las ventajas de ser chavorruco:

1. Responsabilidad económica. Ya que el SAT te quitará la mitad de tus ingresos, te vuelves más responsable y ahorrativo, ¡gracias, Hacienda!

 

 

2. Replanteamiento de la vida después de la cruda. Si no te mata la cruda, ¡tendrás la oportunidad de replantear tu existencia! ¿En serio vale la pena tomar dos cervezas para acabar en tal estado? ¿Sí? Bueno. Pasemos a la siguiente.

3. La bendición laboral. ¡Felicidades, ya eres adulto! Quizás, cuando eras estudiante, tenías que trabajar medio tiempo. Pero ahora que has egresado, ¡podrás disfrutar de ocho horas diarias de trabajo!

 

 

4. El mejor regalo de todos: la resignación. Tienes treinta y tantos años. Ya no fuiste futbolista, ni medallista olímpico, ni inventaste una gran red social, ni fuiste actor porno, ni nada de lo que querías ser al cumplir veinte años. Es momento de sonreír con resignación.

5. Capacidad analística deportiva. Has visto tantos mundiales que ya puedes determinar, con amplio criterio, una verdad terrible: México nunca llegará a un quinto partido (y eso te tiene con el corazón partido).

6. Economía en los productos de higiene. La mayor ventaja de ser chavorruco es que ahorras mucho dinero en champú: ya no tienes tanto cabello como antes, con dos mililitros basta para lavar toda tu hermosa y escasa cabellera.

 

 

7. El derecho a estar fuera de onda. Es una regla: después de los 30 años, todos tenemos derecho a contar chistes que no hagan reír.

8. Comida sana. Ya que todo te hace daño, preferirás comer un poco de lechuga y chía.

 

9. Tiempo de soledad para llorar. Todos tus amigos están casados, o se fueron a vivir a otro sitio, o simplemente ya no salen porque deben despertar temprano para ir a trabajar. Esto te da tiempo para ti mismo. Puedes ocuparlo viendo Netflix o llorando en tu cuarto.

 

Compartir 9 inesperadas ventajas de ser un auténtico chavorruco