Con sólo ponerle piña a una pizza

Canadá.- Al día de ayer, a los 83 años, murió en Canadá Sam Panopoulos, creador de la pizza hawaiana. Con su invento, el mundo se dividió en dos: los que buscan beatificar a Sam Panopoulos y hacer que la pizza hawaiana sea patrimonio de la humanidad, y los que prefieren comer una pizza de cuatro quesos, con anchoas, espinaca y albahaca.

 

Sam Panopoulos nació en Grecia en 1953, en 1954 emigró a Ontario, Canadá, donde puso un restaurante. Pocos años después, en 1962, se le ocurrió ponerle piña a la pizza “sólo por diversión”, pero su invento se popularizó a tal punto que, si una pizzería no tiene entre sus opciones la pizza hawaiana, no puede considerarse verdaderamente pizzería.

Hace apenas un par de meses, la BBC publicó un reportaje sobre el creador de la pizza hawaiana, fue entonces cuando Sam Panopoulos ganó la tan merecida fama que se le debía. Muchos se sorprendieron que esta pizza naciera en Canadá y su creador fuera un chef de origen griego; “¡Ah, caray! ¿A poco no la inventaron los hawaianos en el año 80 antes de Cristo?”, comentaron algunos.

La mejor manera de honrar al gran Sam Panopoulos es comiendo su deliciosa pizza en la mañana, en la tarde y en la noche, durante este mes, no importa la dieta. También sería conveniente que el día 9 de junio se convierta en el día mundial de la pizza hawaiana. Descanse en paz, Sam Panopoulos.

 

Compartir Muere el genio que dividió a la humanidad en dos bandos