Las viejas confiables….

Cualquier varón en edad de merecer ha sufrido de una repentina necesidad de acomodarse “aquello” cuando, de manera natural, el miembro viril toma una posición que no es aceptable en público, apuro que puede solucionarse con cualquiera de estos 9 tips:

1. Sacudir una pelusa imaginaria en el área, con la esperanza de que se calme la cosa.

2. Meter la camisa dentro del pantalón y, aprovechando el ajetreo, darle una acomodada al impaciente amigo

3. Por el contrario, si estás fajado, desfajarte la camisa para tratar de ocultar la protuberancia en tu entrepierna.

4. Meter la mano a la bolsa de pantalón como buscando un billete inexistente y, ya con la mano dentro, con los dedos jalar al amiguito travieso devolviéndolo a una posición decente (ésta es la “vieja confiable”).

5. Decir que se te pegó algo en el zapato, para luego zapatear según tú sacudiendo el calzado, con la esperanza que la turbulencia ponga todo en su lugar

6. Hacer ejercicios de estiramiento de espalda pues “llevas sentado toda la mañana”.

7. Un vaso de agua helada nivela la temperatura de tu cerebro y de aquello que te estabas imaginando.

8. Levantarte el pantalón desde atrás con la excusa de que se te estaba cayendo para ver si “Pancho” logra ser atorado por el calzón.

9. Pensar en alguna película violenta. Cualquier escena de Corazón Valiente ayuda para llevar la sangre de vuelta al cerebro

Compartir Revelamos 9 maneras en las que los hombres se acomodan el “asunto” sin que se note