Considera que AMLO ha sido un mal padre adoptivo

Bolivia.- Una guerra civil chaira podría estar gestándose y amenaza con explotar en las próximas horas.

El regreso del padre biológico de Delfina Gómez, Evo Morales, podría desestabilizar la lucha de la candidata por mejorar las condiciones de vida de los mexiquenses, llevar amor y esperanza a la población y desviar el presupuesto del Estado de México a favor de la campaña presidencial de Morena.

Morales considera que el padre putativo, Andrés Manuel López Obrador, no ha cumplido un buen papel como tutor de la maestra.

La alianza con Elba Esther Gordillo fue la gota que derramó el vaso e hizo perder la paciencia al presidente vitalicio de Bolivia y protagonista de Amigazazo.

Evo prometió a su hija regalarle la llama que le pidió de niña y se atrevió a asegurarle que le conseguiría la llama que dice “ola k ase?”, una de las variedades más exóticas de este mamífero, todo con tal de que regrese a su casa, el Palacio Real de La Paz.

Aunque López Obrador se ha denominado padre legítimo de Delfina, el presidente boliviano ha presentado varias pruebas de su paternidad, que incluyen dos fotos y el peinado.

“No puedo traicionar a AMLO, es mi padre político”, respondió la candidata. “Yo también lo era”, se defendió Morales.

Compartir Evo Morales demanda la patria potestad de Delfina