A Jack Sparrow no le gusta esto

Isla Tortuga, Caribe Culer.- Parece que a los directivos de Disney les recetaron una cucharadita de realidad antes de estrenar su hit del verano, pues unos piratas de internet secuestraron la más reciente entrega de Piratas del Caribe, Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales,  y amenazan con liberarla en pequeñas dosis de no pagarles un rescate.

 

En una reunión de la compañía efectuada ayer lunes, Bob Igner, el director de Disney informó a los empleados que “Esos si son piratas, no como los que tenemos en casa. Neta, créanselo. Nos hackiaron”. Además juró que no van a pagar el rescate con valor de una buena cantidad de Bitcoins.

Una situación similar se presentó recientemente cuando otro grupo de hackers, no se robó la quinta temporada de Orange Is The New Black, la serie de Netflix, de una casa post-productora y al no recibir un pago la subió a un servidor para ser torrenteada.

Fuentes no oficiales que acaban de regresar de Disneylandia nos confirman en exclusiva para el Deforma que el secuestro fue planeado por Yoko Ono para no exhibir la horrible caracterización del ex bitle, Paul McCartney, quien hace un breve cameo en la cinta. De ser mostrado de una manera tan ridícula los discos del cuarteto de Liverpool, de quien la japonesa tiene buena parte de los derechos, se desplomarán en ventas.

Acá el desastroso look de Macca en el póster oficial:

Compartir Cuando haces una película de piratas “de amentis” y te la secuestran unos piratas “de adevis”