Malverde y La Santa Muerte tiemblan de miedo

Mesoamérica.- Un grupo de motociclistas rebeldes, aguerridos, malosmuymalos, metrosexuales (mejor dicho, motosexuales) y amantes del riesgo y la aventura se congregaron para rendirle culto a una nueva deidad pagana: Mototéotl.

Ramón González, joven revolucionario de 48 años, explicó en entrevista que Mototéotl es “un dios, acá, chingón, como de los que tenían nuestros antepasados prehispánicos, bien malote, bien locote y bien sanguinario; nosotros pensamos que es hijo de Coatlicue y hermano principal Coyolxauhqui y Huitzilopochtli, o sea que es de los meros meros”, detalló.

Se dice que Mototéotl surgió por la necesidad de encontrar una figura sacra que cuidara de los motociclistas en el camino. Así como existe Malverde, La Santa Muerte, San Juditas o San Octavio Paz (el santo de los intelectuales), era necesaria y urgente la existencia de un dios de la velocidad y el motor escandaloso.

Mototéotl, aseguran los creyentes, no le pide nada a ninguno de los otros santos o divinidades paganas. El culto ha comenzado a difundirse por todo aquel que utiliza motocicleta, “incluso los repartidores de pizza, los carteros y los policías ya se están encomendando a nuestro Mototéotl”, afirman.

Algunos estudiosos del mundo prehispánico temen que Mototéotl exija sacrificios, tal como el resto de sus hermanos. Sin embargo, los mototeístas argumentan que su dios “es chido, alivianado, le gusta comer quesadillas en Tres Marías y nos va a cuidar de los traileros que no saben manejar”.

Por su parte, miembros de la Comunidad Chacalona Reguetonera y Rifada de los Brayans han considerado rezarle a Mototéotl pues, dicen, “muchos de nosotros nos movemos en Itálikas y no queremos que nos pase nada; San Juditas nos protege, pero por si las dudas nos vamos a encomendar a este valedor también”.

Compartir Comunidad de motociclistas anuncia que rendirá culto a este dios pagano