No seas ridículo

Mexituki – Desafortunadamente, los mirreyes existen y peor aún, hay wannabe’s de mirreyes, es decir, hay gente que quiere tener todo lo que tiene un mirrey (en serio). Pero para fortuna de México y del mundo entero, no todos pueden serlo y éstas son las 7 pruebas de ello:

1.- “Rozar incidentalmente” menores de edad – si tú o cualquiera de nosotros hace esta barbaridad acabará como novia de un matón en algún CERESO del país porque tus pas no conocen fiscales y mucho menos, pueden pagarlos.

2.- Conseguir licitaciones y/o contratos multimillonarios – Una chambita te podría tocar, pero no tienes los contactos para ganarlos “lícitamente”.

3.- Ligar lobukis – las mamarazzis huelen el dinero a kilómetros y al no ser un “wey bien” ¡Oso mil!, no puedes sacarte una selfie con ellas haciendo tu mejor duckface.

4.-Ir a Acapulquirri en yatesuki –a lo máximo que aspiras es a la lancha con fondo de espejo, la banana o al parachute.

5.- No tienes hayes – tienes carnales, carnavales, cuadernos, compas.

6.- El champú es para bañarse y no para beber – Tampoco conoces el vodkirri, las cubirris o el tequilits.¡Obvi!

7.- Eres prole.

Si todavía tienes dudas, te dejamos este video para que aprendas a distinguir entre un verdadero Mirrey y un farsante papaloy.

Compartir 7 hechos que te demuestran que NO eres un mirrey, paps