La hija de Figo ya es cancha reglamentaria

Meméxico.- El pasado 4 de abril, Daniela Figo, hija del ex futbolista portugués Luis Figo, cumplió 18 años y su padre la felicitó via Instagram con este mensaje: “Feliz 18, mi amor. Estoy orgulloso de ti. Sólo te deseo lo mejor siempre”. Esta situación fue aprovechada por el diario Récord para titular una nota de la siguiente forma: “Hija de Figo ya es Cancha Reglamentaria”


¿Y Luego? Pues nada más y nada menos que el titular claramente cargado con tintes sexuales y haciendo la clásica analogía deportiva estilo: “Si ya hay pasto en la cancha, se puede jugar el partido” llegó hasta España generando indignación de personas que obviamente jamás han leído el Gráfico, y que se pronunciaron en Twitter.
Éstas fueron algunas de las reacciones:

La noticia ya ha comenzado a circular en diarios como El País, el Español, 20 minutos y The Huffington Post, los cuales afirman que las reacciones comenzaron el pasado 17 de abril y llegaron al grado de que el director del diaro deportivo, Carlos Ponce de León, tuvo que disculparse públicamente por su titular:

Fuentes brotantes de El Deforma asegura que la prensa seria nacional (como El Gráfico, El Metro, La Prensa y el Basta!) le ha mandado decir al Récord que a él no le sale, así que no lo vuelva a hacer, pues su titular calificado como “de mal gusto” pudo ser sustituido por un fino “Hija de Figo ya alcanza el timbre” o un “Ya no hay cárcel: Daniela Figo cumple 18”.

Ante ello, el diario deportivo decidió cambiar su titular a un tibio “Hija de Figo cumple la mayoría de edad”:

La verdad en El Deforma reprobamos dicho titular ya que, según la FIFA, una cancha reglamentaria para partidos oficiales o internacionales debe ser de un mínimo de 64m x 100m y un máximo de 75m x 110m, medidas que no tienen absolutamente nada que ver con los 18 años de Daniela Figo, por lo que además de hacer roce incidental, el Récord busca desinformar.

Y aquí les pregunto, ¿y ustedes qué hubieran hecho?

Compartir Como cuando quieres ser como el Gráfico pero causas indignación en España