¡No es para tanto! Se amarra y ya

 

París.- Un momento de llanto y tristeza vivió Lolita Bracamontes, novia de la localidad, cuando su pareja, el joven Jeremías Hutchinson, interrumpió brevemente sus vacaciones por París para amarrarse las agujetas de sus zapatos.

“No entendí por qué le dio tanto sentimiento, tal vez tenía miedo de que las pisara y me tropezara y me cayera al río Sena y me comiera una piraña”, expresó para un medio local un joven Hutchinson confundido.

Fuentes cercanas al inspector Clouseau describen el incidente en el que Lolita y Jeremías paseaban de la mano por el Pont Neuf cuando el joven se detuvo al percatarse que una de las agujetas de su zapato izquierdo se encontraba fuera de sitio.

“Fue entonces que se agachó para amarrarla y continuar su camino, algo que, por algún motivo inexplicable, conmocionó a la joven, quien se llevó las manos al rostro y comenzó a llorar emocionada”, explica un testigo.

La opinión pública francesa coincide en que, si bien son reales los peligros de caminar con el cordón desamarrado, el riesgo no es tan grande como para generar una reacción de llanto, por lo que calificaron la actitud de Lolita como una exageración.

Jeremías Hutchinson anunció su decisión de comenzar a utilizar mocasines para evitar este tipo de reacciones emocionales fuera de proporción por unas simples agujetas.

 

Con información de @harrycampaz

Roy Bobadilla Ver otros 6095 artículos

Presidente del club de fans de MC Dinero


Compartir Se le desamarra un cordón del zapato en París y su novia empieza a llorar