Vámonos que aquí espantan

México.- El suceso ocurrido en punto de las 18:05 horas en una casa habitación que se utiliza como oficina, pero que no tienen por qué saber los vecinos, comprueba la veracidad de la frase “Ya vámonos que aquí espantan”.

Hilario Jiménez, un contador privado al que se le hizo fácil quedarse “cinco minutitos más” en lo que guardaba sus archivos de excel y recogía sus tuppers, ignoró las paranormales advertencias de sus compañeros y fue víctima de una experiencia aterradora.

“No pensé que fuera nada grave, mis compañeros se habían ido minutos antes y pensaba en alcanzarlos en la parada del micro, pero de pronto la aguda voz de una niña hizo que mi piel se erizara y mis tuppers se cayeran al suelo”. Mencionó Hilario mientras se ajustaba su gafete y terminaba de enviar un reporte.

“Al escuchar el ruido de los tuppers mi jefe salió y me regañó por estar jugando en el trabajo y aprovechó para pedirme que le hiciera un par de reportes que no me tomarían más de un minutito” Finalizó el oficinista, que terminó su jornada a las 23:30 horas.

Nuestro equipo de investigación paranormal acudió al lugar en búsqueda del fantasma y encontró que en esa oficina no murió una, sino varias ilusiones de los empleados del lugar, entre las que se encontraban una bailarina de ballet, una actriz, un futbolista famoso, un astronauta, una estrella del cine porno y un power ranger rojo.

 

 

Compartir Hombre de oficina no se va de su trabajo a tiempo y lo espantan