Todo quedó atrás

 

Nuevo Toledo, México.- Tras la muerte de Don Salvador Iglesias, la afición de los Cuervos de Nuevo Toledo ha sido la más afectada debido a las inconscientes decisiones directivas de Chava e Isabel, herederos del patriarca.

No es un secreto que los hijos de diferentes madres tienen una rivalidad que se remonta a su infancia y han utilizado al club como el juguete nuevo por el cual pelearse.

Fuentes cercanas a la institución afirman que ambos hermanos han pactado un cese al fuego luego de un cónclave promovido por su el asistente personal, Hugo Sánchez, el cual los encerró en la otrora oficina de su padre junto con un six de las latas conmemorativas de Corona.

 

El diseño del envase había traído rencillas pues Isabel no estaba de acuerdo en la versión final. Sin embargo, una vez destapadas las bebidas sagradas y los recuerdos de su padre, todo quedó atrás.

“El señor Chava parece, oiga. Ni el Oponopono ese, le hizo tanto bien como ese six. La verdad agradezco a diosito haberme dado la idea y también que se me perdiera llave de repuesto”, declaró Sánchez, el amnegado y servicial moso de la familia.

Compartir Chava e Isabel Iglesias por fin arreglan sus diferencias con un six de Corona