“No jugaré hasta que aparezcan mis guantes… y mi pan danés”

Circuito de 8 hoyos.- Joaquín de la Serna Ortega lleva tiempo jugando golf todos los días a media mañana aprovechando que en su casa le creen que sale a trabajar. Sin embargo, el día de hoy, no pudo hacerlo debido a que no encontró sus guantes que lo ayudan a tirar 15 encima de par.

La desgracia ocurrió cuando Don Joaquín bajaba su humanidad del carrito que le ahorró caminar 20 pasos. Justo cuando se disponía exigirle al caddy que le diera el driver, se dio cuenta de que no traía los guantes consigo, los cuales no sólo sirven para que no se le resbale el titanio, sino que hacen que la gente observe sus manos en lugar de su barriga.

“No. Sin guantes nomás no puedo darle. Ahí jueguen ustedes”, comentó molesto al ver que sus compañeros ya querían pegarle a la pelotita.

Joaquín se quedó en el carrito tomando bebidas con algunos grados de alcohol mientras sus amigos mandaban las bolas a las trampas de arena, evento que le hizo recordar que la semana entrante tenía un chequeo médico general, por lo que comentó:

“¿Saben qué es lo raro? Que yo juego golf todos los días; no tendría por qué tener presión alta y mis triglicéridos tendrían que estar a la mitad. Yo conozco gente que no hace ningún deporte, ni se mueven casi, y están bien sanos. No sé por qué me pasa esto a mí”.

Después de la agotadora partida, llegaron al área de descanso donde desayunaron chilaquiles light y, de postre, donas para la dieta.

Esperamos que la próxima vez no olvide sus guantes de la suerte, pues el día de hoy sintió como que sus amigos lo relegaron por no jugar con ellos.

Compartir Golfista se niega a jugar al no encontrar sus guantes