Todo tiene una explicación

 

Internet.- Papas fritas, alitas, pizza, hamburguesa y tacos en la madrugada forman parte de la gastronomía del borracho y existe una explicación para este fenómeno.

El alcohol hace que tu cerebro necesite estos alimentos, aún más de lo que normalmente se le necesita para ser feliz.

El alcohol es el disparador de una sensación física de inanición, y el cerebro se encarga de llevar dicha señal, de acuerdo a un estudio de la revista Scientific American.

 

Esto se supo luego de que investigadores del Instituto Francis Crick pusieran de fiesta a unos ratones para monitorear las células cerebrales vinculadas al hambre y descubrieron un mecanismo neuronal  que hacía que comieran mucho más, aunque sus cuerpos no lo necesitaban.

El grupo de control eran ratoncitos sobrios y al grupo experimental se le inyectó alcohol una vez al día durante tres días (un lunes lento, lo llamaría José José). Cada inyección equivalía a 6 u 8 vasos de cerveza.

Durante los tres días, los ratones ebrios comieron mucho más que los sobrios.

Para el caso de los humanos, esto se acentúa con la comida chatarra porque es más fácil de conseguir de noche, cuando los que no son José José acostumbran beber alcohol.

Lo peor de todo es que las características de estos alimentos hacen que te dé más sed y que bebas más y la grasa provocará que la cruda sea peor, pues la sal se unirá al alcohol de tu cuerpo y aumentará la deshidratación.

La salsa de la pizza o de las alitas picantes provoca reflujo y acidez, así que todo lo que te gusta comer en las borracheras no hace más que intensificar los efectos de la resaca.

Roy Bobadilla Ver otros 6244 artículos

Presidente del club de fans de MC Dinero


Compartir ¿Por qué se te antoja la comida cuando estás borracho?