Una de las tragedias más grandes de nuestro país

México.- Por primera vez en su vida, John Thompson vino a nuestro país por motivos laborales. Llegó con mucho entusiasmo de conocer la cultura mexicana y de probar la comida que tanto se presume por el mundo. Desafortunadamente para él, la experiencia no fue nada grata.

Después de una importante reunión, John le pidió a los empresarios mexicanos que lo lleven a comer auténticos tacos, ya que Taco Bell no lo convence del todo. “Los voy a llevar al mercado de San Timoteo, ahí están los mejores tacos que he probado” dijo Juan, el chófer.

Llegaron al mercado y a John se le notaba una cara de espanto mezclada con emoción. “Por fin llegó el día comer tacos y no burritos”, vacilaba en inglés (Juan solo se reía pero no le entendía ni una sola palabra). Llegaron al local y le hicieron el favor de pedirle el clásico “3 con todo”.

Mientras comían, John sólo presumía lo mucho que ganaba en Estados Unidos, lo rápido que era su Porsche amarillo y lo bonita que estaba su mujer. En fin…No dejaba de echarle crema a sus tacos.

Para no hacer el cuento largo, no se acabó ni el primer taco. Era tanta crema que era prácticamente imposible encontrar los tacos. Parecía una sopa. John estaba realmente enojado y no quería pagar. “¡Es Disgusting!”, gritaba.

Ni modo John, eso pasa por echarle mucha crema a tus tacos.

Compartir Lo que sucede cuando le echas mucha crema a tus tacos