Compartir La ventaja de ser un personaje de caricaturas es que siempre te vistes igual