Compartir Si un niño mudo es grosero, sus papás le lavan las manos con jabón