Compartir Tener una sección de fumar en un restaurante es como tener una sección de orinar en una alberca