Quiero paciencia y la quiero AHORA

Deja tu comentario

Escrito por Hans Sprongfeld