Compartir Si los idiotas volaran, la Ciudad de México sería el aeropuerto más grande del mundo