Compartir Si la vida te da melones, eres disléxico.