Si la vida te da melones, eres disléxico.

Deja tu comentario

Escrito por Daniel Castillo