Compartir La luz viaja más rápido que el sonido, por eso algunas personas parecen inteligentes hasta que hablan