Compartir El Peje se niega a hacer el ridículo. ¿Le salió peor?